CENAS PRIVADAS Y GOURMET EN UN LUGAR ÚNICO

Cenas privadas y gourmet servidas en un apartamento del barrio de San Vicente.

Se trata de un barrio “castizo” situado al oeste del casco antiguo, junto al Guadalquivir y frente a la Cartuja. El barrio nació en el siglo XVI con una estructura urbana diferente al resto de la ciudad al haber sido una zona de huertas.

Es una calle de gran tradición sevillana. Hay magníficas casas, algunas con amplios patios, como nuestro apartamento. Estamos ubicados dentro de un palacio que forma parte de los Edificios Protegidos en el ámbito del Conjunto Histórico. Así que, antes de la cena, si quieren, enseñamos a los huéspedes los dos patios interiores. El primero, con los típicos naranjos y, el otro, con la tradicional figura de la Virgen y el Cristo. Si el tiempo invita, también subimos a la azotea con vistas al puente del Alamillo y a la Giralda.

Al visitante se le presenta la oportunidad de poder cenar en una vivienda privada situada dentro de un palacio tradicional.

 

 

cenas privadas
Cenas privadas y gourmet

EXPERIENCIAS GASTONÓMICAS CARGADAS DE ARTE

Cenas privadas y gourmet servidas en la casa privada del pintor y escultor de palentino Pepín Rico. Sus obras de cristos, toros e iconos de la ciudad, enamoraron la folclórica capital andaluza. El artista hace 26 años se mudó aquí. El 1986, el hijo adoptivo de Sevilla, tuvo el honor de exponer su obra en el Centro de Arte Contemporáneo Pompidou de París.

El poeta, escritor y dramaturgo Antonio Garmendia describe su pintura como “una de las tendencias más brillantes del impresionismo clásico: el ‘Fauvismo’. Añade que en sus esculturas hay un “movimiento presente en cada una de las escenas que pertenecen a los mundos las corridas de toros“.

De joven, Pepín Rico comenzó a esculpir madera en el taller de evanistería de su padre. Quizás, con este dato, entendemos la agilidad escultórica que refleja su obra.

Esta primera profesión es latiente en el espacio donde servimos nuestras cenas privadas y gourmet. Así, podréis ver que todos los muebles de nuestra casa han estado diseñados por él. Por lo tanto, ésto y sus cuadros adornando las paredes del comedor, convirtien el espacio en un lugar muy particular. En consecuencia, comerás a la vez en una casa privada y en una galeria de arte.